martes, 13 de diciembre de 2016

LOCURAS




La obra: Pinturas SUMI-E de Miguel Elías para un libro sin murallas



LOCURAS

Locuras abismales. Olas desprendidas del carro de la imaginación 
que se vencen, que se caen por tierra salpicando de polvo
e incongruencias la oleada de pájaros que raudos levantan vuelo
y desaparecen veloces dejando solitario el poblado de la desdicha.

Locuras, cautividades, lunas anchas imposibles, pavor, gesto agrio, 
estallidos de dolor e incertidumbre más allá de las horas, corazones 
asediados por el llanto, la miseria y el hambre.  Risas también, 
que se asoman de repente tras los vidrios rotos animadas
por el sonido peculiar de un relámpago de ilusión que incide 
deslumbrante, misteriosoen el centro mismo de las entrañas.

Locuras. Entidades no fiables del alma que mira con sus ojos bien
abiertos ─el futuro será diferente en imposible mapa, el norte 
prometedor. Cruel disyuntiva quedarse o marchar hacia la vida. 
Anhelo, viento, sol, imposibles manantiales, vagabundaje en la hora 
más temible, desprendimientos o etapas fugaces y definitivas
que a la larga, embellecidas ente los negros velos del amor
y de la esperanza, gimen incesantes e impotentes sobre el rostro 
oculto polvareda tediosa del destierro.


Locuras. Dilemas sin salida, caballo hermoso desbocado y sediento 
trotando malherido en lucha terrible contra los elementos mientras 
va mordiendo el polvo turbio de la extensa llanura, desértica, 
quimérica, llamada libertad.


DESDE EL FONDO 
Cuaderno V. del 4 de octubre de 1978 al 27 de julio de 1980
©Teo Revilla Bravo.



1 comentario:

  1. El texto hermoso de Locuras, parece eso una locura de la vida que convive con la naturaleza sus iras y sus vulnerabilidades,en un espacio corto donde las palabras se atropellan con una belleza punzante, que señala la realidad de una parte del mundo que no es diferente a otra parte donde también se "cuecen habas". Lo bello es la velocidad a donde lo lleva a uno esta locura que no es otra que la eterna realidad del comportamiento humano. Saludos desde Cartagena de Indias. Gustavo

    ResponderEliminar