viernes, 10 de febrero de 2017

EL MOVIMIENTO



Wassily Kandinsky "Composición VIII" 1923. 




EL MOVIMIENTO


El tiempo y su incesante movimiento
se deslizan como una flecha plagada de nervios
desfilando con precisión tras los cánones
del espacio, mientras se retuercen y se conmocionan
inesperadas víboras sobre la desprotegida
ingenua mirada de la fácil desposeída víctima.
Cuerda tensa, guita del instante prometedor
que dios enrolla sobre la peonza de la vida
y con fuerza de sí despide, desde la misma
inexistencia al baile de las diligentes flemas
que produce el cimbreado corsé de la existencia.

Vueltas que da la vida donde cabrioleamos
y fluctuamos al azote del impulsivo céfiro
en suma de movimientos sonantes, asonantes,
disonantes, resonantes, tonantes o detonantes─,
hasta no poder más  y detenernos vencidos
cediendo a la jugarreta cruel que la muerte
crecida de pájaros y locas sisellas gamberra
y cruel, sin más se inventa…





  DESDE EL FONDO
Cuaderno V. 1978 - 1980

©Teo Revilla Bravo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario