domingo, 12 de marzo de 2017

AL ANOCHECER


"Paisaje al atardecer" Obra de Vincent van Gogh 





AL ANOCHECER


Al anochecer, cuando la luz borra los contornos
y la sombra restriega partículas nebulosas
por los opacos cristales de la habitación,  
la diosa del amor ilumina con ojos de azogue
el melodioso trayecto que atempera la fragosa
flema que reflejan los chispeantes espejos
de la pasión.

Se mueven en el exterior las hojas como aleves
caricias, revoloteando por el aire a través
de los árboles, de  las frondas, de los tejidos
que confeccionan afanosas arañas noches
consteladas en las raspadas piedras llenas
de grafitis obscenos huellas de manos eclipsadas ─
de las ruinas inmediatas.  

Mientras todo duerme en apariencia entristecido
por sombras y oscuridades, una tornadiza
y piadosa blanca luna asoma salpicada de huellas,
caricias y semen, custodiando los abandonados
cuerpos del amor y del olvido.

Desde lo profundo de la natura emerge persistente,
entre susurros, el ceremonioso ritual de la vida.

Savia amagada que nace hambrienta de humus,
poniendo énfasis en cada yema fecunda de las hojas,
entre los suspiros que dispersa febril el viento
inalterable música que resuena y resuena─,
o entre los mismos pimpollos a punto de incendiarse
transfigurados momento de resurrección y vida
en renovada asombrosa primavera. 



DESDE EL FONDO
Cuaderno V.  1978 - 1980
©Teo Revilla Bravo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario