sábado, 20 de mayo de 2017

CAMBIO DE RUMBO



"Campo de trigo", de Vincent Van Gogh, 1889.Museo National Gallery de Londres.

Van Gogh tenía obsesión por copiar la naturaleza, aunque él decía que no lograba ponerse de acuerdo con ella. Era como si se le escapara, como si ésta no se dejase dominar, y es que, por mucho que nos empeñemos, somos hijos de ella, no sus dueños. Como no lograba dominarla con sus pinceles, optó por crear una naturaleza a su medida, utilizando sus colores y su imaginación. Le interesaba sobre todo captar la atmósfera, la transparencia del aire, sus movimientos, las partículas de luz.... ¡Casi nada! En tal caso, logró algo reservado a muy pocos: dejarnos hermosísimas obras de arte.








CAMBIO EL RUMBO


Cambió el rumbo.
Fue desplegando su vida
acomodándola a parajes balsámicos
de límpida creación lejos del mortero, 
del cemento, del crujir del polvo
entre tabiques y de la ponzoña 
letal que quita alientos y deshace vidas.

Cambió de rumbo.
Huyó de piedras y ladrillos,
de rocas grisáceas y aires contaminados,
de todo eso que forman las inquebrantables
fronteras urbanas del desdén y el odio,
y se fue, olvidando pesados rostros,
hacia el verde silencio de los valles
hermosos donde el pincel lava con suaves
algodones de luz, heridas, desánimos,
cansancios y hastíos.

Provenía de aglomeraciones y ruidos,
de hormigones, ladrillos y argamasas,
de negros humos y malas sombras.  

Atravesando montañas, ríos y páramos,
se marchó a comulgar -solitario y mudo
proclamando al aire silencios-
con el íntimo misterio de la magna,
asombrosa, añorada, naturaleza….



DESDE EL FONDO
Cuaderno V. 1978 - 1980
©Teo Revilla Bravo.



10 comentarios:

  1. Lejos del ruido, de las aglomeraciones insensatas, del despiadado mirar y decir de los otros. Lejos de todo lo que lastime al espíritu. A veces lejos de la cordura para soltarse hacia esa libertad que sólo se encuentra en la naturaleza.
    Bello y sentido poema, querido amigo Poeta.No podrías haberlo pintado mejor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Norma Aristeguy. Llevo desde esos años setenta, ochenta, si no antes que creo que sí, quizás desde que abandoné mis montañas, queriendo escapar y mira dónde me encuentro todavía. Ha sido una constante en mi vida, ese poema es uno más de los que escribí relacionado con ese grito desesperado de ahogo y de reclamo de la naturaleza en estado virgen. En fin, que por unas cosas u otras, urbanita irredento....
      Abrazos, muchos abrazos, querida amiga. Teo

      Eliminar
  2. Cuando el hombre busca trabajo suele migrar del campo a la ciudad donde puede tragarlo la jungla de cemento, cuando el hombre busca inspiración migra a la inversa , abandona esta jungla aplastante de cemento y busca la pureza de lo natural en otra atmósfera ... tal vez le sucedió así a Van Gogh, disfrutaría de las hermosas escenas naturales y de la gente , una cautivadora forma de crear belleza.
    abrazos Teo , muy interesante este poema que por otro lado tiene una estructura, ritmo y contenido para elegir en otras lecturas.
    Atravesando montañas, ríos y páramos,
    se marchó a comulgar -solitario y mudo
    proclamando al aire silencios-
    con el íntimo misterio de la magna,
    asombrosa, añorada, naturaleza….
    Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Marisa o Luna de Cristal. En lo más íntimo y sensible, necesitamos respirar naturaleza. Quizás es por ese motivo que cuando escribimos poemas o similares, ella está siempre muy presente; hasta en el amor y sus metáforas... Gracias por tu acercamiento al blog que deja tanta amistad.
      Un abrazo. Teo.

      Eliminar
  3. Se siente la necesidad de alejarse de lo mundano para volver a lo natural, a lo sano, a lo bello que se instala en nuestro interior haciéndonos olvidar aunque sea por momentos la dureza del hormigón,los negros humos, el ensordecedor ruido. Muy buen poema. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Sí, con frecuencia se siente esa necesidad, Karyn Huberman, pero ya ves qué difícil se nos hace movernos aunque solo sea a unos quilómetros de Barcelona.... Gracias por esos besitos que recojo entusiasmado.

    ResponderEliminar
  5. Que delicada y sensible narración de esa alma inquieta de pintor, ese querer sumarse al valle al bosque, lejos del ruido y el humo citadino me interpreta también a mi querido Teo Un abrazo cariñoso desde mi mojada y gélida montaña en este mayo.

    ResponderEliminar
  6. maría de los Angeles, es una alegría poder encontrarnos, aunque sea a través de estas páginas que Internet proporciona. Siento tu montaña como si ahora mismo estuviera allí. Para nosotros fue un día muy especial. Y te conocimos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Hermoso poema que siento como fiel reflejo de mi biografía plasmada en versos. Gracias, amigo Teo.

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ti, Francisco, por merodear por este rincón fiel y sensible a la palabra, al sentimiento poético, a la amistad.
    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar