viernes, 12 de mayo de 2017

CONTRARIAS CIRCUNSTANCIAS


"El amor nuevo" (detalle) Obra de Jorge Gay. Museo de los Amantes (Teruel, España)








CONTRARIAS CIRCUNSTANCIAS

 A Pau Revilla Rubio

Contrarias circunstancias invaden ámbitos,
revolucionan decoros, arrebatan aromas,
retrotraen recuerdos, forman versos...

(Ya nadie cree en esta poesía que escribo
sin tino ni acierto, a destiempo y a contracorriente.
Los lectores son esquivos a estas formas;
no las conciben ni las pretenden por inocuas,
y lamentables; no las leen, no las glorifican)

Teníamos casi todo para ser felices,
sin embargo, amor, caímos en la desdicha
del dolor temprano, del hospital,
y de la amenazadora muerte.
Hoy evoco -en malos versos por supuesto,
ya lo dejo bien claro- ese bello adiós
que entre lágrimas logré darte con el último
beso, momento en que quedabas definitiva
y apaciblemente dormida.
Fue un adiós único, terminante e interminable,
perpetuado en lo más profundo del corazón.

Éramos, entre luces y esperanzas, generosos
y nobles en nuestras vidas, y ésta nos concedió
el regalo-milagro de ser partícipes de un hermoso
hijo al que llamamos –corrían tiempos hippies-,
como amantes incondicionales de la paz, Pau.




“SOLEDADES” (Provisional)
 Cuaderno  XVIII ( 2013 al 2014)
©Teo Revilla Bravo.



12 comentarios:

  1. Bueno, qué decirte... es un recuerdo triste, el de un adiós que se llevó el amor pero que te dejó con Pau como compañía, que no en paz. Mucha agua ha corrido bajo el puente desde entonces y él ya está grande y también es padre, poco a poco es más paz. Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué te voy a explicar , Karyn, que no sepas! Hay momentos en que los sentimientos aparecen señalando etapas anteriores de gozo y de dolor, todo eso que se lleva dentro pese a las compensaciones que te va ofreciendo afortunadamente la vida, como estos otros estímulos de paz y y amor que ahora vivo. Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. TEo
    me llego luego de varios dias y me quedo leyendo una maravilla de sentimiento que evoca quedo tantas cosas valiosas, como dichas al oído del alma , por si escucha seguramente , sobre ese amor sostenido en fulgores, en hijo, en un diluvio de amor concentrado en un beso último e inolvidable. bello, muy bello!
    abrazos. Marisa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, qué bueno verte por aquí, por este blog especial para mí y que voy compartiendo de a poco. Tus palabras siempre estimulan y alientan, siempre son fuente de alegría y de impulsos. Uno sufre -aunque pareciera que no- cuando escribe, cuando pinta o crea; uno sufre queriendo mejorar, hacer la mejor obra posible. No siempre se da. El lamento, puesto en algunos versos, reivindican un poco ese esfuerzo que a veces parece inútil... En tal caso, necesario para uno mismo.
      Un abrazo.
      Teo.

      Eliminar
  4. una parte de uno muere en ese instante !
    hay una suave brisa que llega hasta ti, reflejando la vida! hay un mundo que quizás nos necesite!

    ResponderEliminar
  5. Valeria, gracias por dejar aquí impresiones y amistad, gracias por todo este hermoso reconocimiento al poema. Tuve que averiguar quien eras....
    Fuerte abrazo.
    Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. solo utilizo mis oidos cuando leo! y leerte es muy gratificante!

      Eliminar
  6. Teo: No sabía y sigo sin saber poco o nada de tu vida. Sólo leyendo los comentarios... Elegíaca voz la tuya en esos versos. Un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que poco a poco se va dando esto de conocernos mejor, Mauricio Expósito. Esa misma pregunta me la he hecho yo a menudo con las personas que, por un motivo u otro, te caen bien. Gracias por tu interés, que es mutuo. Y gracias por participar de estos versos, algo espesos, que forman parte de esa biografía. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Un tierno y dulce recuerdo con el que espantas a la tristeza. Leo en tus versos cómo asumes esa pena y vas llenándote el alma de paz con sentimientos nuevos. Sólo el poeta puede decirlo así, contarlo así, haciendo que el dolor sea una enseñanza para recordarnos siempre que hay que velar por los nuevos amores que se acomodan junto a esos huecos silenciosos y solitarios con los que lidiamos muchos. Tu poema me recordó a Nervo en La Amada Inmóvil, tiene esa pena indeleble de la que sólo la poesía nos puede rescatar.
    Hermosos y dulces versos, Poeta amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, fue escrito en recuerdo de momentos muy complicados, muy dolorosos. Tus palabras renuevan estímulos y ganan batallas a la desgana que a veces nos invade o dejamos que nos invada. Escribir nos salva, nos redime, nos sana. Muchísimas gracias, querida amiga. Fuerte abrazo.

      Eliminar