sábado, 17 de junio de 2017

AQUIETADO ATARDECER


"Vieja torre en los campos" obra del genial Vincent van Gogh






  
AQUIETADO ATARDECER


Algún sonido de la vida se cuela,
vehemente encendido, de vez en cuando, 
con el aire tibio  de la abierta ventana; 
alguna aureola o pámpano fugaz, 
rompe la monotonía de las horas.
Como lo hace la voz naranja de una niña
en el parque cercano saltando a la comba
de la inocencia, no lejos del lance feliz
en el que dos enamorados están dando,
en el deleite de la sombra de un viejo
árbol, vivas a un tiempo de labios y de rosas. 

Golpea la rama de la vieja acacia 
sobre la gastada verja de latón.
Asume vaivenes de un viento que, 
poco más allá, se rompe impulsivo
sobre paredes y tejado de la blanca
guarida donde felices reuníamos,
amor, ideales y abrazos…

Moriré. Me iré despacio, ensimismado 
o abruptamente, quién sabe, 
pero abierto a la eternidad,
posiblemente favorecido por el aleteo
de la última mariposa crepuscular
que se dibuje, más allá del sueño
y del encanto, en el aquietado 
atardecer de un verano...



“SOLEDADES” (Provisional)
 Cuaderno  XVIII ( 2013 al 2014)
©Teo Revilla Bravo.




4 comentarios:

  1. Qué relajado reposo hacen sentir estos versos tuyos, tan llenos de imágenes y color que pintan emociones en el lector, haciéndole sentir lienzo receptor para las pinceladas de tus palabras. Muy grato y de agradecer en esta fogosa tarde de termómetros enloquecidos. Abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, seguimos con los calores.... Ni leer aprovecha con este tiempo. Hay que paralizarse y esperar.... Gracias por acercarte, pese a todo, a estos versos que pintan emociones (qué majo eres, que dirían en mi pueblo). Seguimos con la tarde dominical, que pasa lenta.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Van Gogh es una constante como compañía de tus obras y me gusta mucho, se cuela la imagen en los versos, con esos rojizos que nos habla de atardecer, del día que se escapa como la vida en tu último párrafo, en un caluroso pero aquietado atardecer de verano. Hermoso. Besitos.

    ResponderEliminar
  3. No me digas por qué, pero es así: Van Gogh, desde hace muchísimos años, no es que sea una constante en mis trabajos de poesía, sino que es una constante en mi vida. Hay pocos artistas y escritores, pero sin duda él es uno de los que más me iluminan. Como en este poema de vida y mariposas....
    Un abrazo.

    ResponderEliminar