miércoles, 7 de junio de 2017

“Los Borrachos” de Velázquez (1628-1629)


“Los Borrachos” de Velázquez (1628-1629) 







“Los Borrachos” de Velázquez (1628-1629) 

“Los Borrachos” puede que sea una de las obras más famosas y reproducidas de Velázquez. Debió pintarse en Madrid sobre el año1629. La pintura se puede interpretar como una representación de los oscuros rincones que habitan en las ciudades, o incluso, metafóricamente, de los que habitan en las almas de sus moradores: recintos decadentes, nidos de penas, risas, lamentos, vicios, desenfrenos...  Estamos ante una obra muy original. Como decía el historiador Julio Pérez, pocos artistas han sabido pintar temas mitológicos de la forma que lo hacía Velázquez, quien, huyendo de la concepción ampulosa y sensual de las obras de Rubens por ejemplo, lo hacía de un modo personal, simple y cotidiano, interpretando la escena como si fuera un cuadro de género. Algo que ha puesto en duda, a muchos interesados por su obra, de si la intención del pintor era expresar lo mitológico, copiar una escena tabernaria, o simplemente burlarse de los dioses de la antigüedad. El costumbrismo habitual en sus telas se muta, en este cuadro, en la representación terrenal del Baco acompañado de su copa y sus uvas -manantial de su alegría- para obsequiar al hombre con el vino que lo libere, al menos momentáneamente, de los problemas cotidianos.

A lo largo de la historia, ha habido culturas en las que sus dioses eran muy parecidos a los seres humanos. Tanto era así, que sus conflictos y pasiones, en nada se diferenciaban de las de los mortales que poblaban la Tierra. Es más: los relatos que nos los describen resultan verdaderamente sorprendentes, pues las pasiones más desatadas, las mentiras, los deseos de venganza, los adulterios, los más horribles crímenes, etc., formaban parte de la vida de estos seres sobrenaturales que habitaban los cielos. Aquí tenemos el ejemplo de  Baco sumándose a la fiesta que imagina el pintor. Y lo hace como un hombre fornido, de labios sensuales, desnudo quizás como una burla ante esos pícaros y soldados de los Tercios de Flandes tambiém representados. Pero Baco parece invitarnos también a nosotros, los espectadores, a participar y sumarnos a esa alegre fiesta donde la borrachera se palpa y se puede oler en el ambiente. ¿Era Felipe IV quien le encargó a Velázquez el cuadro un buen bebedor? Bien pudiera ser. 

En la obra hay que diferenciar dos partes: en la izquierda aparece un joven Baco, con el torso descubierto, sentado sobre un tonel y coronado de pámpanos; detrás de él yace, recostado, otro personaje desnudo con similar corona, sosteniendo en su mano izquierda una copa; a contraluz se encuentra la figura de un hombre también coronado de pámpanos, por lo que se deduce es un acólito del dios del vino. El grupo de la derecha lo componen los pícaros y el arrodillado soldado.

Parece ser, eso comentan crónicas de la época, que fue Rubens en aquellos momentos en Madrid, quién sugirió el título “Los Borrachos” a Velázquez, compartiendo titularidad con el anterior conocido como “El triunfo de Baco”. Indiscutible obra maestra.  




Barcelona, junio del 2017.
©Teo Revilla Bravo.






4 comentarios:

  1. Es una obra imponente, la verdad es que es cierto que muchos de esos dioses mitológicos estaban llenos de las carencias y virtudes de los humanos mortales, de hecho, les gustaría tanto el vino y las borracheras que tuvieron que inventarse a Baco, el dios del vino y de ahí o mucho antes de su existencia ya tenía seguidores. Besos

    ResponderEliminar
  2. Besos, Karyn Huberman, muy apropiado tu comentario. Seguiremos enganchados al arte.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un certero análisis de una obra maestra que deja en el aire el interrogante de la intencionalidad del maestro sevillano... ¿Burla, desmitificación, crítica realista o simple pretensión de "marcar diferencias"? En cualquier caso, buena mirada la tuya, Teo.

    ResponderEliminar
  4. De vez en cuando me apetece centrarme en ellas, en esas obras inmortales que han sobrevivido afortunadamente al paso de los tiempos y a la maledicencia de algunos hombres poderosos. Gracias, Francisco, por leérmelo. Fuerte abrazo y a continuar con este caluroso sábado .

    ResponderEliminar