miércoles, 21 de junio de 2017

SENTIMIENTO Y POESÍA


"Girando sobre la noche oculta", obra de Egon Schiele






SENTIMIENTO Y POESÍA


El poeta intenta expresar las ataduras del alma que sin pedir permiso le florecen a menudo. Soñador impenitente, de este modo intenta exteriorizar sentimientos. Sabemos que la primera literatura que apareció fue poética y oral, y que esta poesía se difundía acompañada de instrumentos musicales, no en vano la palabra lírica deriva de la palabra lira. “La poesía no se vende, la poesía no se lee”, dicen algunos despreciando e ignorando al potencial público que sí que la leemos e incluso con mucha humildad tratamos de expresarla. Se equivocan: la poesía cumple una misión social y cultural relevante. En sus diarios Jaime Gil de Biezma nos dice que la poesía acaso no sea, contra lo que algunos piensen, una sustancia que el poeta deja en un sitio llamado poema… Lo decía, más que nada, porque La poesía, antes que escritura, es sentimiento y es experiencia. Y lo es también en quien escucha o lee poemas que realmente la contienen. Incluso si está mal interpretada, ya que la paráfrasis o revelación de la misma nunca está garantizada, siendo algo que normalmente se lleva al terreno personal. Ahí es donde se intenta abrir el cerrojo que nos permite llegar hasta su comprensión. Es cierto también, que existe una poesía académica que no necesita de tanto requisito, poesía de élite cumplidamente –quizás herméticamente- analizada y explicada, enfrentada a menudo a la poesía de verso libre o popular más llana y sencilla -en apariencia- donde los sentimientos abren alas a cualquier vuelo de interpretación o ensueño. Lo que sí debemos cuestionar en todo caso en este tema, es la calidad o falta de calidad artística de la composición, no vayamos a encontrarnos con una poesía de apariencia que sólo sirve para exacerbar el sentimentalismo vano y cursi.

¿Para quién escribe el poeta? Se supone que la inmensa mayoría escribe primero para sí mismo y luego para el posible receptor del mensaje. El poeta necesita esa descarga emocional de las propias vivencias así como descodificar un cúmulo de códigos personales que siente le aprietan el alma. El poeta necesita comunicar íntimas experiencias que no se pueden formular con el lenguaje cotidiano, ni con el de la ciencia o el de la filosofía, pues la poesía toca aspectos que exceden al aparente sentido unívoco de la palabra común.

La característica principal para escribir poesía, ya lo decíamos, es el lirismo. A través de él los modos del lenguaje van buscando formas nuevas de expresión, así como la mejor manera de experimentar recursos que en principio nos son desconocidos. Hay que causar sorpresa, dolor, amor o desamor, alegría, extrañeza, hay que agitar conciencias, pues poesía no es solo la consabida belleza rítmica que entienden algunos. Cierto que La estética está en la misma base de la creación poética, pero no expresamente la belleza en tanto armonía y pureza de la palabra o de la imagen que representa. La estética es el efecto conseguido, la impresión en nuestro espíritu de algo que conmueve. Pero no podemos olvidar que la fealdad y lo siniestro también son arte, recordemos las pinturas negras de Goya, los monstruos esculpidos en algunas catedrales, “El grito” de E. Munch, las obras de Lucian Freud, de Egon Schiele y tantos otros, donde cobra todo su valor por encima de belleza o fealdad lo simbólico. Sin símbolos y sin metáforas no habría poesía, no tal y como la sentimos e intuimos íntimamente. Para que ello funcione bien ha de haber verdadera sintonía, vibraciones, privativas emociones que nos lleven a penetrar en el mundo del poeta, más que por la comprensión de lo que dice o intenta decir, por la búsqueda de su ser lírico desde donde poder compartir el imponderable valor de la palabra que de él mana. En última instancia, la poesía es lo inalcanzable, lo irresoluto, lo insatisfecho, lo inexplicable.   



Barcelona, junio de 2017.
          ©Teo Revilla Bravo






10 comentarios:

  1. Excelente descripción de la poesía. Su significado y entraña. Podrá decirse más, pero difícilmente mejor. Gracias, Teo por bucear en lo que bulle dentro del poeta, o de quien no puede evitar expresarse poéticamente, aún con torpeza. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Francisco, tú que la sientes como la sientes, que la escribes como la escribes, que vives a cada instante poesía porque tu alma lo es, al escribir este pequeño comentario sobre el escrito alegras el esfuerzo pues, aunque parezca que no, está lleno de reflexiones que no se colocan bien en un día. Fuerte abrazo, querido amigo.

      Eliminar
  2. Cien veces agradecido de tus reflexiones acerca del arte. Un abrazo, Teo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi agradecimiento a ti, Mauricio, por pasearte por este rincón de letras y sembrar en él amistad. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. El poeta escribe por necesidad interior, no hay más razón que la de liberarse de su sentir, miedos, temores, amor, desamor, tristeza, alegría. Encontrar la forma más bella de comunicar sus sensaciones será quizás la tarea más dura, encontrar un lenguaje propio, generar metáforas que envuelvan en un mundo onírico a quien por suerte sea receptor de ellos. Hermoso escrito.
    Besitos

    ResponderEliminar
  4. Gracias por dejar tu impresión y tu parecer, que reconfortan Karyn. Tras ello, incansables, andamos: liberarnos.
    Fuerte abrazo..

    ResponderEliminar
  5. Gracias al poeta Luis Vargas, Luvar, descubro este Blog, amigo Teo. Me resulta un buen analisis de este misterio que nos hace intentar el poema.

    Fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, José Valle, y gracias a Luis Vargas por acercarte a este blog donde escribo, con toda la humildad, sobre arte y literatura.
      Gracias por tu presencia. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  6. Gracias Teo por este artículo-ensayo con el que comulgo totalmente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que coincidamos, Luis. No es fácil expresar lo que se siente al respecto, desde el sentimiento, y que nos lo entiendan bien. Fuerte abrazo.

      Eliminar