jueves, 6 de julio de 2017

TREMENDA CHARADA…


"La promesa" Obra del pintor actual estadounidense nacido en Columbus, Ohio.







TREMENDA CHARADA…


Los papeles fueron poniéndose amarillos;
los poemas, entrando en triste decadencia,
también palidecen; la belleza, que contemplé
otrora en tu rostro, oculta está hoy a mis ojos.

Inevitable destierro, es esta ausencia tuya
que golpea mi mente con el estruendo final
de unos escritos confinados y desestructurados
en el cajón del olvido. Todo se pierde, todo
se extingue inexorablemente…

Un aroma apagado. Un rostro borrado.
Unos besos dados bajo la luz naciente
de una dulce alborada que ni recuerdo…

¿Te amé ayer, te amo hoy, lo haré mañana?
Tremenda charada o locura, gran despropósito.

Tierra o mar por medio, qué más da si todo
está destinado a ser desinterés fragmentado,
si la soledad cuando paso por tu calle se adueña
del planeta del amor que otrora habitamos,
hoy reseco de roces, pasiones y besos...

Razono, desdichado de mí, que todo es reflejo
de un obstinado amor que se niega a morir.




“SOLEDADES” (Provisional)
 Cuaderno  XVIII ( 2013 al 2014)
©Teo Revilla Bravo.






8 comentarios:

  1. ¿Qué te puedo decir? Tú te lo dices todo, lo sientes, lo razonas y creas con ello una tremenda charada poética. Besos

    ResponderEliminar
  2. El amor o el desamor ordenan el caos de nuestra existencia. Lo difícil es saber expresarlo en un poema. Y este poema es muestra de que es posible.

    ResponderEliminar
  3. El amor o el desamor ordenan el caos de nuestra existencia. Lo difícil es saber expresarlo en un poema. Y este poema es muestra de que es posible.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Carmen, por tus palabras alentadoras sin duda. El amor... ¿Cómo dejar de hablar, de escribir sobre el amor? Él sí que condiciona nuestras vidas. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Nunca había imaginado al amor como un planeta donde cobijarse. Y tampoco se me ocurre pensar en ese planeta cuando está deshabitado, no habrá caricias de color ni flores de palabras que lo rescaten del olor a olvido húmedo de sus paredes, pero puede entrar el sol algún día y todo lo restaura. Todas esas dudas que se le ocurren al poeta es algo razonable, si es que hay algo razonable en el amor, porque siempre se está en continuo oleaje con los sentimientos, como la espuma que va y vuelve, va y vuelve, nunca se convence de ser el dueño, porque es una constante agua en movimiento. Bellos versos, Poeta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norma, amiga, tus comentarios siempre sugieren, abren vías de continuidad y de emociones, agrandan temas, hermosean situaciones... Gracias especialmente por éste que has dejado a estas letras amarillas que aún lloran.
      Fuerte abrazo y buen fin de semana.

      Eliminar
  5. Cuando las mariposas que revolotean en el estómago se vuelven moscas...

    ResponderEliminar